Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario.

Más información en nuestra Política de Cookies.

AceptarRechazar
Logo Biblioteca Pública del Estado

Lectura fácil

Lectura fácil

Los libros de lectura fácil están especialmente adaptados para permitir una lectura y una comprensión más sencilla de su contenido y están dirigidos a colectivos con dificultades lectoras y/o de comprensión. En nuestra biblioteca los identificarás con la palabra "Léelo" en la signatura y disponemos de títulos tanto para público infantil como adulto.

En la segunda planta, también disponemos de libros en letra grande para personas con dificultades en la visión. También puedes acceder a los audiolibros en la plataforma de préstamo electrónico ebiblio.

¿Qué es la lectura fácil?

Deben cumplir las directrices Internacionales de la IFLA (International Federation of Library Associations and Institutions) y de Inclusion Europe en cuanto al lenguaje, el contenido y la forma. La ALF revisa los materiales de Lectura Fácil y los valida con el logo LF. Son recomendables para personas con dificultades intelectuales, trastornos mentales, con problemas en el desarrollo del lenguaje, bajo nivel de alfabetización o extranjeros que se entén iniciando con el idioma. También están indicados para profesionales que utilizan la lectura como medio terapéutico (docentes, logopedas, profesionales de los cuidados...).

  • Utilizan frases simples, cortas y con una estructura habitual: sujeto más verbo más complementos.
  • Utilizan imágenes sencillas y pictogramas de apoyo al texto, que tengan una relación clara, situadas a la izquierda de cada idea.
  • Cada frase ocupa una línea. Si no es posible, la frase se cortará por elementos naturales y se dispondrá en varias líneas.
  • Evitan oraciones impersonales y pasivas reflejas.
  • Evitan el subjuntivo o la voz pasiva.
  • Evitan signos ortográficos poco habituales (%, &, / ...)
  • Evitan abreviaturas, acrónimos y siglas.
  • Utilizan vocablos de uso cotidiano y evitan tecnicismos.
  • Utilizan palabras con significado preciso y reiteran los términos.
  • Seleccionan las ideas principales.
  • Redactados en modo directo.
  • No dan conocimientos previos por asumidos.
  • Evitan diseños cargados y en columnas.