Logo Biblioteca Pública del Estado

Sabías que...

Dibujo del Ayuntamiento

En esta sección puedes encontrar notas históricas curiosas sobre nuestra Comarca.

  • El puente Noguerol (llamado así por la empresa constuctora) unía Arija y La Población pero estuvo en uso apenas un mes, ya que colapsó el 28 de septiembre de 1952 y había sido inaugurado el 6 de agosto del mismo año. Para evitar accidentes el puente se voló poco después. Hace pocos años (2017) se intentó recuperar el proyecto para unir las dos orillas del embalse. A iniciativa de los alcaldes de Arija y Campoo de Yuso, el Parlamente de Cantabria aprobó una moción para instar al gobierno a estudiar la propuesta, a la que también se unieron las Cortes de Castilla y León.
  • Uno de los personajes más destacados de Campoo es Manuel García del Barrio, nacido en Argüeso en 1766. Inició su carrera militar en Panamá donde luchó contra los indios del Darién. Poseía una gran fortuna y a sus expensas armó en corso varios buques con los que persiguió a los piratas ingleses, impidiendo el contrabando en aquellas costas. En mayo de 1808 era regidor segundo del Ayuntamiento de Reinosa, y tomó parte muy activa contra los franceses por lo que poco después, en 1809, fue nombrado Teniente Coronel. Participó en la sublevación de Galicia con grandes logros como la rendición de Vigo. En 1816 ostentaba el cargo de brigadier. Era de ideología liberal y fue amigo del general Torrijos y a punto estuvo de ser fusilado junto a él en 1931, poco después en 1832 se exilió a Francia.
  • Reinosa recibió a finales del siglo XV el título de Noble y Leal Villa otorgado por los Reyes Católicos como consecuencia de las aportaciones económicas y, especialmente, de hombres para la Guerra de Granada. No será hasta ya entrado el siglo XX, en 1927, cuando Reinosa reciba otra distinción importante debido al creciente desarrollo de su agricultura, industria y comercio y su adhesión a la Monarquía por lo que se le concede el título de ciudad y al Ayuntamiento el tratamiento de Excelencia.
  • Nos cuenta Emilio Pérez Fernández en el libro La Merindad de Campoo: Sociedad y conflictos, que los concejos de los pueblos solían alquilar las tabernas anualmente y con el pago del alquiler llevaban a cabo obras o servicios para el pueblo. Pero el alquiler obligaba al arrendatario al pago de una cantidad y a cumplir una seri de condiciones, como en el caso de Juan de salces para la taberna de Salces en 1649 «se determina que el plazo es de un año y pagará 10 ducados de renta en buena moneda, le avala Juan Gómez del Olmo. Deberá proveer a los viandantes y pasajeros de vino tinto y blanco, de pan cocido durante todo el año. Además, ha de matar desde el día de San Juan una oveja cada sábado, además, uno y otro lo venderá a los precios y posturas que se pusieren en el Ayuntamiento General de la Merindad».
  • Hasta la segunda mitad del siglo XVIII, con la publicación en 1768 de la obra La Cantabria (Preliminar al tomo XXIV de La España Sagrada) del padre Enrique Flórez, no se habían identificado las ruinas que existían en Retortillo con la ciudad romana de Iulobriga, esta asignación descrita de la siguiente manera por el autor marcó un hito en la historia de nuestra región "A medía legua corta de esta villa (Reinosa), hacia su Mediodía, río abajo y de la parte de acá del río, perseveran ruinas de población en un alto que llaman Retortillo, cuyo sitio me pareció a primera vista desde la loma del que pasa de Aguilar a Reinosa, muy oportuno para el genio de los antiguos, que buscaban para sus poblaciones terreno despejado, dominante de la circunferencia y purificado por la circunferencia de los vientos". Y no será hasta un siglo después entre 1839-1840 cuando un médico de Arroyo aficionado a las antigüedades comience a excavar allí recuperando monedas y otros objetos metálicos allí. Cuadernos de Campoo 12.
  • “El Porvenir”, diario local de Reinosa, publicaba el 5 de diciembre de 1918 que se había leído, el día anterior, una propuesta de varios concejales en la que se pedía iniciar los trámites para solicitar la autonomía administrativa y política de nuestra comarca sin otras limitaciones que las que se pudiesen imponer a la región catalana, región en donde se había iniciado el primer movimiento a favor de la concesión de un Estatuto de Autonomía. Estos concejales entendían que la región cántabra estaba perfectamente definida por los Ayuntamientos del Partido Judicial de Reinosa en los que se percibía una unidad histórica y de costumbres y que además ocupaban el corazón de la antigua Cantabria.