Logo Biblioteca Pública del Estado

Sala infantil-juvenil, una Biblioteca dentro de la Biblioteca

Las bibliotecas públicas tienen una responsabilidad especial en lo que se refiere a respaldar el proceso de aprendizaje de la lectura y a promover los libros y otros medios entre los niños. (Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas)

La sala infantil-juvenil de la Biblioteca de Montequinto tiene 186.74 m2. y 40 puestos de lectura.

Es la sala más bonita de la biblioteca, con grandes ventanales al exterior y acceso directo al jardín; es una biblioteca dentro de la biblioteca adaptada a las necesidades de los niños, un sector poblacional muy relevante en el barrio.

Dispone de un mobiliario especial en cuanto a formas, tamaños y colores y seis terminales informáticos con acceso a internet para la realización de trabajos, la consulta y la impresión de documentos.

La sala dispone de colecciones y recursos documentales apropiados para niños/as y jóvenes; en ella pueden compartir sus lecturas, buscar información mediante la utilización del material de consulta para realizar sus trabajos escolares, hacer uso de los ordenadores y participar en las actividades que se organizan.

El fondo documental está clasificado por edades lectoras; a cada edad se le ha asignado un color de identificación, y dentro de cada edad se han establecido centros de interés en función de la temática de los libros.

También hay una comicteca, un rincón para los prelectores (bebeteca) con libros destinados a las primeras edades, libros de diferentes formas y contenidos y una colección de libros sobre educación, lectura, psicología en los centros de interés destinados a los padres y educadores

No alt text available for image

Cuentan que "Donde comienzan los sueños" es el rincón donde cobran vida nuestros cuentos, y dicen que en este rincón, abrazado a la tierra, está creciendo un árbol mágico, y dicen que junto a él viven seres fantásticos.

No alt text available for image

En su paseo diario por el bosque, un joven oso encuentra un trozo de papel escrito. Aunque no puede leerlo, causa en él tal magnetismo y curiosidad que lo guarda como un tesoro.