Logo Biblioteca Pública del Estado

Servet Servetus Serveto : Miguel

Servet portada de su libro

"Te condenamos a ser atado y llevado a la colina de Champel. Allí serás atado a una estaca y quemado vivo junto con tus manuscritos y tus libros impresos hasta que tu cuerpo se convierta en cenizas , y así termines tus días para que quedes como ejemplo para otros que quieran cometer lo mismo.”

Está es parte de la sentencia Contra Miguel Servet o Miguel de Villanueva o Michel de Villeneuve o Michael Servetus o Miguel Serveto que de todas estas formas se llamó. Era octubre de 1553 y lo quemaron en Ginebra por la mano directa del famoso Juan Calvino, llevaba casi treinta años fuera de Aragón y Castilla y más de quince viviendo perseguido por católicos y protestantes, pero fueron los reformadores Calvinistas quienes definitivamente acabaron con su vida, mas la Inquisición Parisina ya había dictado sentencia y de haber pasado por los reinos hispánicos no habría salido indemne. Tenía 44 años cuando lo asesinaron por difundir por escrito y en libros impresos sus teorías teológicas y científicas .Su obra intelectual fue y es extraordinaria ,de facto es en su libro “Christianismi Restitutio” donde se describe por vez primera en la historia de la medicina o la fisiología la respiración pulmonar. Nacido en Aragón hijo de la baja nobleza del momento fue un prodigio intelectual que con 15 años llegó a Toulouse para estudiar leyes, lenguas, ciencias y teología, después se formó en Paris como médico y siempre mantuvo una postura crítica con las iglesias oficiales y a favor de la libre indagación en la vivencia religiosa. Podemos ver en su figura un paradigma del ideal renacentista y a la vez en su persecución y asesinato un paradigma de las fuerzas que contra la libertad y la razón asolaron Europa durante siglos, pero como esto va de libros que no de otra cosa, señalaríamos como en su sentencia no sólo lo condenaban a muerte sino que también sus libros debían “perecer”; por fortuna y aunque sus libros fueron quemados en Ginebra y perseguidos por casi toda Europa, han permanecido de la misma manera que el recuerdo de la ignominia contra su persona.

Todo aquel sanguinario momento pasó : llegó la ilustración, la revolución francesa, el siglo XIX ,el tremendo y a la vez extraordinario siglo XX donde Europa estableció democracias, donde los derechos humanos ,la libertad individual son referentes vertebrales de la cultura y la vida…la persecución de Servet y la de tantas otras personas nos sirve de recuerdo nuestra ,contraste …y aunque nunca en la historia de Europa vivimos mejor espacio que en los últimos 60 años para la cultura, la creación, el pensamiento y la libertad,no deberíamos olvidar como señala el historiador alemán Philipp Blon en su último libro “Lo que está en juego” que la democracia es una concepto intelectual moderno y que su instauración , virtud ,mantenimiento y desarrollo es una tarea continua que necesita la voluntad y el propósito de las personas para que perdure y aporte lo mejor de sí.

De no ser de esta manera todos los innegables logros de la cultura europea(libertad, abolición de fronteras ,cooperación ,derechos humanos…) tienen asegurado su fin y quién sabe qué devenir : es decir que la instauración de “nuevas inquisiciones”, de formulas ajenas a los derechos humanos(no olvidemos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos es de 1948) de espacios restringidos, de dictaduras o teocracias …es una posibilidad más que vislumbrada si no establecemos el propósito de la libertad en cada una de nuestras brújulas individuales y colectivas…todo es muy frágil y lo que está en juego es muy valioso…En 1936 teniendo como telón de fondo los fascismos europeos Stefan Zweig escribió “Castellio contra Calvino: conciencia contra violencia” donde la figura de Servet es mostrada y reivindicada precisamente en un momento donde el resurgir del fanatismo y la quema de libros volvía como si nunca se hubiese ido.

Quizás tomemos nota.