Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario.

Más información en nuestra Política de Cookies.

AceptarRechazar

Normas de uso

Normas generales de uso de la Biblioteca

Los usuarios de la biblioteca deberán respetar rigurosamente las normas que regulan el uso de los lugares públicos, así como las disposiciones de este reglamento interno, ya que en caso contrario, y de acuerdo con la legislación vigente, (Tit. IV Infracciones y Sanciones de la Ley 16/2003 de 22 de Diciembre, del Sistema Andaluz de bibliotecas y Centros de documentación), puede expulsarse a quien altere el orden por cualquier motivo.

Así pues no se permitirá:

  • Fumar, introducir comidas o bebidas.

  • Utilizar tijeras u otros instrumentos cortantes, así como pegamentos, líquidos correctores, acuarelas, óleos y todos aquellos materiales que puedan provocar accidentes peligrosos para el fondo, el mobiliario y los usuarios

  • Alterar el silencio y el orden, tanto en el interior como en el exterior de las Bibliotecas.

  • Usar las puertas de emergencias como salida.

  • Silenciar móviles u otros dispositivos.

Por otro lado deberán:

  • Enseñar al personal de las bibliotecas, cuando este lo estime oportuno, bolsos, carteras, mochilas, etc.

  • Devolver los libros y materiales prestados en las mismas condiciones en que fueron retirados mediante préstamo.

  • Acreditar la condición de usuario al ser requerido a tal efecto por el personal que presta sus servicios en las bibliotecas.

  • Respetar los puestos de lectura, evitando situaciones de monopolio y reservas. En las salas de lectura y préstamo tendrán preferencia aquellos usuarios que utilicen material bibliotecario.

  • Obedecer y atender las indicaciones del personal de la biblioteca.

  • Cuidar las instalaciones, el mobiliario y los fondos.

  • Utilizar siempre el servicio de préstamos para el uso de cualquier material fuera de la biblioteca.

  • Respetar los derechos de los demás usuarios guardando el debido orden y haciendo un uso correcto de las instalaciones y los servicios.

Además podrán:

  • Realizar peticiones de compras (desideratas), plantear sugerencias y recomendaciones a través de los impresos correspondientes que encontraran en los mostradores de información de cualquiera de las bibliotecas ; a través del OPAC o correo electrónico.

  • Interponer reclamaciones mediante el Registro General del Ayuntamiento o directamente en cualquiera de las bibliotecas.

El incumplimiento de las normas conllevará la sanción que esté establecida suponiendo la no utilización de los servicios bibliotecarios temporal o definitivamente según la gravedad de los casos.