Icono Buzón Buzón del lector Icono Mapa Mapa
Logo Biblioteca pública

La biblioteca > Trayectoria >

Creación de la biblioteca

Los comienzos: 1954

Primitivo cartel de biblioteca

La biblioteca municipal de Chinchón nace oficialmente con la Orden de 23 de abril de 1954 por la que se crean una serie de bibliotecas. En esta orden se dice expresamente: "con motivo de la celebración de la Fiesta del Libro, y continuando el plan de expansión bibliotecaria que se viene realizando por el Servicio Nacional de Lectura [...], con la creación de nuevas bibliotecas, bien solicitadas a través de los Centros Coordinadores de Bibliotecas o directamente por los respectivos ayuntamientos. Este Ministerio [de Educación Nacional], de conformidad con lo dispuesto en los decretos de 24 de julio de 1947 y 4 de julio de 1952 ha acordado crear las siguientes Bibliotecas Públicas Municipales". En la orden aparece un listado de bibliotecas encuadradas en tres categorías: Dependientes de Centros Coordinadores, Bibliotecas Municipales no dependientes de Centros Coordinadores y Bibliotecas Especiales. La Biblioteca Municipal de Chinchón se incluye en la primera categoría, las dependientes de Centros Coordinadores. La orden está firmada por Ruiz-Giménez, Director general de Archivos y Bibliotecas.

El decreto de 24 de junio de 1947 sobre Ordenación de los Archivos y Bibliotecas y del Tesoro histórico – documental y bibliográfico, establecía en su clasificación de bibliotecas la integración de las bibliotecas municipales en el sistema bibliotecario; por ello para su creación era necesaria la autorización del Ministerio de Educación Nacional, al que correspondían las funciones de inspección y vigilancia. El Servicio Nacional de Lectura era el órgano que llevaba a cabo estas funciones. Sin embargo, el decreto de 4 de julio de 1952, de Reglamento del Servicio Nacional de Lectura establecía que en las provincias donde los hubiera, los Centros Provinciales Coordinadores de Bibliotecas eran los órganos encargados del gobierno del Servicio Nacional de Lectura en su demarcación. Por ello los municipios que no fueran capitales de provincia “solicitarán la creación de su biblioteca al Centro Coordinador respectivo, el cual, después de informado el oportuno expediente, lo remitirá al Ministerio de Educación Nacional para su aprobación” (Tit. V, cap. 15).

El Centro Provincial Coordinador de Bibliotecas de Madrid se crea en 1953. Dependía de la Diputación Provincial y era gobernado por un patronato que presidía del Presidente de la Diputación. A mediados de 1953, el Centro Coordinador de Madrid se dirige a todos los ayuntamientos de la provincia para informar de la posibilidad de creación de bibliotecas municipales. Éstas eran concedidas gratuitamente mediante un concierto. El Centro Coordinador se encargaba de la instalación y el mobiliario y aportaba periódicamente libros y material. Los ayuntamientos debían encargarse del personal y del mantenimiento del local. El Ayuntamiento de Chinchón aceptó la propuesta de creación mediante acuerdo del Ayuntamiento Pleno del día 22 de septiembre de 1953.

El municipio de Chinchón era en ese momento una localidad importante en su comarca como cabeza de partido y esto facilitó que el patronato del Centro Coordinador aprobara el expediente de creación y lo remitiera al Servicio Nacional de Lectura, del Ministerio de Educación Nacional, para su aprobación definitiva.

La biblioteca de Chinchón se inauguró el 3 de octubre de 1954, fecha en que se festejaba el Día de la Provincia. El Centro Coordinador subvencionó con treinta mil pesetas los gastos de mobiliario y de reforma del local. La biblioteca había sido instalada en un edificio de propiedad municipal en la calle de los Huertos número 5, que anteriormente tuvo la función de escuela pública. Era un aula de alrededor de setenta metros cuadrados con suelo de tarima y grandes ventanas que daban los  antiguos huertos del desaparecido Monasterio de San Agustín, en ese momento Juzgado Comarcal, y actualmente Parador de Turismo. Para acceder a ella había que atravesar un patio interior dejando atrás la antigua vivienda del maestro. El Centro Provincial también aportó un gran lote fundacional de libros con sus fichas catalográficas. A estos libros también se unieron los que formaban parte de una pequeña biblioteca que hasta entonces había estado ubicada en el Ayuntamiento y de la que tenemos constancia por las consignaciones presupuestarias que aparecen ya en la primera mitad del siglo XX. Formaban parte de estos fondos libros de geografía e historia, de temas agrícolas, y algunas obras muy antiguas que hasta entonces habían permanecido en la Casa Consistorial, es posible que estos libros fueran parte de la primitiva biblioteca que mencionaba Nicolás Díaz en 1885. El listado de estos libros aparece en el acta del Pleno de 27 de diciembre de 1954 cuando se ceden estas obras a la biblioteca.


1954 - 1984

Entre la ilusión y la decadencia

Petra Ramírez, bibliotecaria entre 1962 y 1984

La gestión de la biblioteca era llevada a cabo por una comisión llamada Junta Local de la Biblioteca. Ésta era presidida por el alcalde y formaban parte de ella, como vocales, el secretario del ayuntamiento y otras personas relevantes por su posición política o por su destacada influencia social y cultural. El bibliotecario actuaba como secretario de la Junta. En sus comienzos formó parte de la Junta el Cura-Párroco, y desde el principio está presente como vocal don Alfredo Rodríguez Freire que ha sido desde entonces fiel usuario y actualmente continúa siendo socio activo y destacado por su constante colaboración y preocupación. El primer bibliotecario fue Fernando García Villalobos, estudiante de magisterio, que deja el puesto en 1957. Parece ser que realizó una gran labor de organización. En 1955  y 1956 la biblioteca es premiada con mil pesetas en libros y nombrada “biblioteca distinguida”. Desde 1957 hasta 1961 Lorenzo Sáiz será el bibliotecario y Secretario de la Junta.  En estos años se incorpora a la Junta Petra Ramírez Álvarez, Delegada de la Sección Femenina. Entre 1961 y 1962 será nombrada bibliotecaria María Luisa Sastre San Román, maestra nacional. Durante estos años la biblioteca abre por las tardes alrededor de tres horas diarias, y tiene alrededor de tres mil libros. Parece ser que la cifra de usuarios es muy elevada llegando a más de quince mil visitas anuales.

En noviembre de 1962, Petra Ramírez Álvarez, maestra de hogar, es nombrada la bibliotecaria, y lo será hasta 1984, fecha de su fallecimiento. Estará auxiliada en su puesto por Bonifacio Martínez París. La biblioteca cuenta con una buena estufa de leña que atrae a bastantes lectores, cuenta también con un tocadiscos y algunos discos. En 1966 la biblioteca recibe un nuevo premio de tres mil pesetas. En 1972 las revistas suscritas que se reciben son las siguientes: Blanco y Negro, Tele-Radio, Mecánica popular, Hogar y moda, Agricultura, Índice, Siete fechas, Meridiano, La Codorniz, Semana, El Ruedo, Telva, Ama, S.P., Pumby y Mortadelo.

Ya antes de 1970 se empieza a planificar la construcción de una nueva biblioteca, pues el local es demasiado pequeño y el edificio está en muy mal estado. El Ayuntamiento contaba con un solar en la calle de los Huertos número 18. El Centro Coordinador asesora al Ayuntamiento la cesión del solar al Ministerio de Educación para la construcción de una nueva biblioteca y centro cultural. El Ayuntamiento acordó la cesión gratuita el 26 de septiembre de 1969, siempre y cuando los fines para los que se cedía fueran cumplidos en el plazo máximo de cinco años, en caso contrario el terreno revertería de nuevo al Ayuntamiento de Chinchón. El Ministerio aceptó el ofrecimiento y procedió a encargar el proyecto de obras correspondiente, y éste se hizo ; sin embargo el proyecto realizado fue rechazado por la Dirección General de Bellas Artes por ser de una única planta y de estética no acorde a Chinchón. Por otro lado, el Ayuntamiento cede también gratuitamente al Ministerio de Información y Turismo el conjunto de edificios del Juzgado Comarcal, la antigua escuela en la que esta ubicada la biblioteca y el solar trasero, antiguo huerto del monasterio, para la construcción de un Parador Nacional. Por estas fechas la bibliotecaria, Petra Ramírez, escribe reiteradas cartas pidiendo la agilización de la construcción de la biblioteca pues es necesario abandonar el edificio por la cesión del local para la construcción del Parador. Sin embargo la obra prevista nunca se lleva a cabo, y la biblioteca será trasladada con el mobiliario a una casa propiedad de la Fundación de los Hermanos Aparicio de la Peña situada en la calle del Convento número seis, administrada por la Parroquia. Es un local pequeño y muy poco adecuado para biblioteca. Durante los años que siguen los incrementos de libros serán escasos, desciende el número de suscripciones y la asistencia se reduce considerablemente.


1984 - 1992

Entre dos épocas

Premio biblioteca distinguida, 1956

En 1984, tras el fallecimiento de Petra Rámirez, la corporación acuerda nombrar bibliotecaria a María Jesús Ruiz Hernández. En ese momento la biblioteca cuenta con seis mis quinientos libros y escasas publicaciones periódicas. Posteriormente Beatriz Moya ocupará el puesto de bibliotecaria. En 1990 la biblioteca cuenta con diez mil volúmenes. El viejo solar de la calle de los Huertos número 18 ha pasado de nuevo a ser propiedad municipal. El Ayuntamiento empieza a plantearse la construcción de un nuevo edificio en este solar. Esta vez se planifica como un bloque de viviendas sociales que podría albergar, en la planta baja, algunos servicios municipales, como biblioteca y centro de la tercera edad. Finalmente el edificio está construido en 1990 y la biblioteca se ubica en la primera planta con una superficie de alrededor de 180 m2 ; se lleva a cabo el traslado; se crea una nueva plaza de bibliotecario que recae en José Zumel Álvarez y la biblioteca abre de nuevo sus puertas el 4 de mayo de 1992.

 

 


1992 - 2008

Vamos hacia adelante

Entre 1992 y la actualidad la biblioteca ha experimentado un cambio considerable en todos los sentidos. Desde la apertura en el nuevo local en 1992, el fondo bibliográfico se ha actualizado completamente, triplicándose el número de volúmenes e introduciendo nuevos materiales como vídeos, DVD, CD o CD-ROM. Actualmente la biblioteca cuenta con 19.500 libros, 2700 vídeos y DVD, 1400 discos y 800 CD-ROM.. La accesibilidad del local ha mejorado con la reforma del año 2000 para la instalación del ascensor, y la ampliación de la biblioteca en el año 2004 que supuso duplicar su superficie. Durante estos años la biblioteca ha destacado por las actividades de animación a la lectura, constantes y periódicas. El año 2004 la biblioteca obtuvo el primer premio del Ministerio de Cultura en la séptima campaña de Fomento de la Lectura con el programa de Actividades “La Biblioteca es una fiesta”. Todo ha sido posible gracias a la colaboración desinteresada de muchos vecinos y amigos, a las aportaciones del Servicio Regional de Bibliotecas y del Libro y al fuerte respaldo del Ayuntamiento.

En actualidad el Ayuntamiento sigue apostando fuerte por la Biblioteca y su labor de animación a la lectura, participando en interesantes proyectos como “Bibliotecas por la Convivencia” o “Biblioteca Abierta” y tratando de cubrir siempre  las necesidades culturales e informativas de los vecinos de Chinchón.


Ilustración